Programa de detección precoz del cáncer de próstata

Las enfermedades de la próstata no son sólo patrimonio de la gente “mayor”, ya que su origen se remonta muchas veces a edades más tempranas de la vida.

Es un crecimiento descontrolado y maligno que ocurre a partir de células glandulares de la próstata.

La posibilidad de desarrollar este tumor aumenta con la edad a partir de los 40 años, afectando a 1 de cada 10 hombres en algún momento de su vida. Es el tipo de cáncer más frecuente en los hombres y constituye la segunda causa de muerte por cáncer en el hombre después del de pulmón.

Causas 

Entre las posibles causas se encuentran los factores genéticos (mayor predisposición en ciertas familias y razas) y los factores ambientales. Entre estos últimos se destaca la dieta rica en grasas como la que se consume en Occidente.

Síntomas 

Esta enfermedad no suele presentar síntomas tempranos, debido a que generalmente nace en la parte periférica de la próstata. Suele llevar mucho tiempo para que aparezca alguna manifestación urinaria o hematuria (orinar con sangre). Para entonces el cáncer pudo haberse extendido fuera de la próstata. Cuando esto ocurre, es decir, que el tumor sale de la próstata, el tratamiento es menos efectivo. 

Diagnóstico 

En varias ocasiones el primer síntoma se debe a alguna metástasis (diseminación de células tumorales a distancia). Estos casos son los que consultan inicialmente por dolor en los huesos como cadera, columna, costillas, hombros, etc.

Se aconseja realizar un control periódico, al menos una vez al año, a los hombres desde los 50 años. En el caso de existir antecedentes familiares o síntomas, hacerlo a partir de los 40.

Se realiza una consulta al urólogo para revisar la próstata (tacto rectal) y la determinación del Antígeno Prostático Específico (APE) en sangre. 

Para muchos hombres, la revisación es una limitación para hacerse este control en forma completa. Es importante destacar que los trabajos científicos más actuales demuestran el gran valor de este método, realizado por el especialista, sobre todo en aquellos casos en que el valor del análisis del APE es normal o ligeramente elevado. Por eso la combinación de ambos procedimientos aporta los mejores resultados para la detección temprana del cáncer de próstata.

La detección temprana de cánceres de próstata, el tratamiento correspondiente y la consecuente curación para lograr una mayor sobrevida y una mejor calidad de vida. 

Recuerde que el primer síntoma es la edad, NO espere a tener molestias y realice anualmente la revisación prostática con el urólogo.